Empezar Ahora
Empezar Ahora

Dieta Mediterránea: todos sus beneficios • Talent Class

17/01/2022
Talent Class, la escuela de cocina online te enseña todo lo que tienes que saber sobre la dieta mediterránea

Entre todas las cosas buenas que tenemos en España, una es nuestra dieta mediterránea, considerada una de las mejores del mundo por la calidad y variedad de los productos que se utilizan. Además, los sabores y texturas frutales la convierten en una dieta muy deliciosa que, sin duda alguna, disfrutamos mucho consumiendo.

Como ya sabrás, nuestra gastronomía se basa en el uso del aceite de oliva, vegetales (frutas, verduras, frutos secos, legumbres etc.), arroces, cereales, y como no puede ser de otra manera, mucho pan y un buen vino. Además, creo que, a estas alturas, la dieta mediterránea no es simplemente una forma de alimentación, es una forma de vida y una manera de entender nuestro entorno.

Además de ofrecer recetas y productos fantásticos que han enamorado el corazón de más de uno, esta dieta aporta innumerables beneficios a nuestra salud. Al ser la dieta mediterránea tan completa, combinando verduras, frutos secos, pescado (sobre todo azul) y carnes magras, se logra una alimentación basada en la variedad de los productos y el equilibrio entre ellos.

HISTORIA DE LA DIETA MEDITERRÁNEA


Fue el epidemiólogo Leland G Allbaugh quien mencionó por primera vez la dieta mediterránea referenciando el estilo de vida que llevaban los habitantes de la isla de Creta. Además de eso, el fisiólogo Ancel Keys, quien se dedicó a estudiar las enfermedades en sangre también utilizó este término (dieta mediterránea) que hoy en día se ha vuelto tan popular. Al comparar el estilo de vida de diferentes países tras la segunda guerra mundial, concluyó que la incidencia de este tipo de enfermedades era considerablemente inferior en las zonas más rurales del sur de España (y también Japón). Y así es precisamente la manera en la que comenzó a popularizarse este término.

 

FUENTE INDISCUTIBLE DE HIDRATOS DE CARBONO


Las legumbres, omnipresentes en los guisos más tradicionales, como las judías, las lentejas o los garbanzos son una fuente indiscutible de hidratos de carbono, de vitaminas y de minerales que podemos encontrar en nuestra dieta mediterránea.

Dicho esto, podemos constatar que la dieta mediterránea es uno de los métodos alimenticios más saludables que tenemos a nuestro alcance. Los que ya no seguís de hace un tiempo conocéis nuestro firme compromiso con fomentar una alimentación equilibrada y sana, y es por eso por lo que, de hecho, contamos con un curso específico de cocina saludable con la gran Carme Ruscalleda, el cual no te puedes perder si estás interesado en comenzar con una dieta más favorable para tu salud.

 



FUENTE DE ENERGÍA


Otra de las características principales de la dieta mediterránea es sin duda alguna la energía que esta nos puede llegar a aportar.

En la gastronomía mediterránea combinamos los cereales, en especial, el trigo, ingrediente básico del pan y de la pasta que aportan hidratos de carbono saludables y fibra, imprescindibles para tener energía; con hortalizas como el tomate, la cebolla, la berenjena, los pimientos o la lechuga, quienes aportan vitaminas, minerales y antioxidantes necesarios con los que conseguimos reforzar el sistema inmunitario.

 

PROTEGER LA SALUD CARDIOVASCULAR CON LA DIETA MEDITERRÁNEA


El Mediterráneo nos ofrece pescado azul de alta calidad y con una peculiaridad a tener en cuenta: su sabor y sus propiedades. La sardina, la caballa, el jurel o el boquerón son cuatro ejemplos magníficos de la importancia de este tipo de pescado en la cocina mediterránea y de cómo su consumo habitual es muy recomendable para proteger la salud cardiovascular. Esto, unido a todos los demás productos mencionados con anterioridad da el resultado de una dieta ejemplar.

El poco sodio y el abundante potasio y la fibra, que es una de las principales cualidades de la dieta mediterránea, hace que disminuyan los niveles de presión arterial. Además de eso, dilata las arterias, aportándoles mayor protección.

De hecho, un estudio de 2012 constató que, de los 11015 universitarios analizados, los que llevaban una dieta mediterránea obtienen mejor puntuación en el Health Related Quality of Life (HRQOL), una escala que mide no solo la calidad de vida sino también la salud física y mental.

Esperamos que este post os haya ayudado a aclarar cualquier duda que podríais tener en referente a este tipo de dieta, y que os haya motivado para concienciarnos más en este tema. Recordad siempre que una buena alimentación y dieta saludable puede cambiar y transformar para mejor todos los aspectos de vuestra vida. La alimentación y la cocina es una herramienta excepcional para poder ser capaces de alimentarnos bien y disfrutar muchísimo mientras lo hacemos.

 

¡Nos vemos pronto!