Empezar
Empezar

Cómo gestionar situaciones de estrés en el trabajo • Talent Class

27/12/2022
Cómo gestionar situaciones de estrés en el trabajo

 

Las situaciones límite pueden ser muy estresantes y difíciles de manejar. Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudarte a gestionar mejor estos momentos.:

  1. Trata de mantener la calma: Trata de respirar profundamente y de manera controlada, y trata de no dejarte arrastrar por el pánico o la ira. Si es posible, trata de alejarte de la situación durante unos minutos para darte tiempo a recuperar el control emocional.
  2. Identifica tus pensamientos y emociones: Trata de identificar qué es lo que te está pasando por la cabeza y qué es lo que sientes en ese momento. Esto te puede ayudar a poner las cosas en perspectiva y a entender mejor lo que está sucediendo.
  3. Considera tus opciones: Trata de evaluar las diferentes opciones que tienes disponibles y elige la que te parezca más adecuada para la situación.
  4. Habla con alguien de confianza: Si te sientes abrumado, puede ser útil hablar con alguien de confianza sobre lo que está sucediendo. Esto puede ayudarte a procesar tus pensamientos y emociones y a encontrar una solución a la situación.
  5. Busca apoyo profesional: Si la situación es muy difícil de manejar y no puedes resolverla por ti mismo, es importante buscar apoyo profesional. Un terapeuta o un consejero pueden ayudarte a procesar lo que está sucediendo y a encontrar estrategias para manejar mejor estas situaciones en el futuro.

 

El estrés en el trabajo

La sobrecarga de trabajo es cuando tienes demasiado trabajo o responsabilidades y no puedes manejarlas de manera efectiva. Esto puede ser muy estresante y puede afectar tu salud física y mental. Algunas señales de que puedes estar sufriendo sobrecarga de trabajo incluyen:

  1. Fatiga constante: Si te sientes cansado todo el tiempo, puede ser un signo de que estás tratando de hacer demasiado.
  2. Problemas para concentrarte: Si tienes dificultad para concentrarte o te cuesta recordar cosas, puede ser un signo de que tienes demasiado en tu mente.
  3. Problemas para dormir: La sobrecarga de trabajo puede afectar tu capacidad para conciliar el sueño y mantenerlo.
  4. Cambios en el apetito: La sobrecarga de trabajo puede afectar tu apetito y puede llevar a un aumento o disminución del mismo.
  5. Aumento de los síntomas de estrés: Si estás sintiendo más ansiedad, irritabilidad o depresión de lo normal, puede ser un signo de que estás sufriendo sobrecarga de trabajo.

 

 

Para manejar la sobrecarga de trabajo, algunas cosas que puedes hacer incluyen:

  1. Prioriza tus tareas: Toma un momento para evaluar qué tareas son más importantes y enfócate en ellas primero.
  2. Delega tareas: Si tienes demasiado trabajo, trata de delegar tareas a otros miembros del equipo o pedir ayuda.
  3. Establece límites claros: Establece límites claros con respecto a tu tiempo y espacio de trabajo para evitar sentirte sobrecargado.
  4. Haz ejercicio y cuida tu salud: El ejercicio y una buena alimentación pueden ayudarte a manejar el estrés.
  5. Toma descansos regulares: Asegúrate de tomar descansos regulares durante el día para recargar energías.
  6. Aprende a decir "no": No tienes que aceptar todo lo que se te ofrezca. Si sientes que tienes demasiado trabajo, trata de delegar tareas o pedir ayuda.
  7. Establece límites claros: Establece límites claros con respecto a tu tiempo y tu espacio de trabajo para evitar sentirte sobrecargado.
  8. Busca apoyo: Habla con amigos, familiares o un profesional de la salud mental si te sientes abrumado.
  9. Haz ejercicio y cuida tu salud: El ejercicio y una buena alimentación pueden ayudarte a manejar el estrés.
  10. Toma descansos regulares: Asegúrate de tomar descansos regulares durante el día para recargar energías. 

 

Algunas de las causas más comunes de estrés en el lugar de trabajo son la carga de trabajo excesiva: Tener demasiado trabajo o tener que cumplir con plazos apretados puede ser estresante; falta de control: Sentir que no tienes control sobre tu trabajo o tu ambiente de trabajo puede ser estresante; relaciones difíciles en el trabajo: Las relaciones conflictivas con compañeros de trabajo o supervisores pueden ser una fuente importante de estrés; cambios constantes: Los cambios constantes en el lugar de trabajo, como cambios en la estructura de la empresa o en las responsabilidades, pueden ser estresantes; falta de apoyo: Sentirse solo o sin apoyo en el trabajo puede ser estresante.

En nuestro máster de Emprendimiento y Gestión en Hostelería hablamos de estas cuestiones tan importantes, y que sin embargo, a menudo están invisibilizadas.

 

¡A por ello!