Empezar
Empezar Ahora

Clase Gratis por tiempo limitado

Entrar

Cómo Preparar Salsa Brava • Talent Class

17/02/2022
 

La primera vez que se tiene constancia de la mención de la salsa brava y del término patatas bravas fue en 1967 en un artículo de periódico en España “...las patatas bravas, que en algunos sitios se llaman “patatas a lo pobre”, son patatas fritas con salsa picante…”

No sabemos si la receta de las patatas bravas es más antigua, aunque no tenemos constancia del uso del término “bravas” antes de esta fecha, sí que parece que platos similares y muy populares ya se comían en Madrid  por las clases más humildes. En cualquier caso desde al menos el pasado siglo se ha tenido constancia de un aliño con características picantes que acompañaba a las patatas y siempre ha sido popular.

Cómo preparar salsa brava casera

La salsa que acompaña a las patatas bravas se denomina salsa brava y es una de las salsas más características de la cocina española. ¿Cómo se elabora la salsa brava?, esta salsa es un producto con carácter, tiene un toque picante y un buen formato para disfrutar acompañando a nuestras patatas bravas, pero también puede acompañar tortillas, verduras o incluso carnes.

Las patatas bravas, y por consiguiente la salsa brava tiene su origen en la capital española, y todo aquel que venga a Madrid tiene que probar esta tapa, ya que es muy típica, junto a otros bocados como son los bocadillos de calamares, la oreja a la plancha, los callos a la madrileña o los huevos estrellados.

Aprender cómo hacer salsa brava casera es más sencillo de lo que parece. Podemos preparar una salsa brava en casa riquísima y muy fácilmente. Muchas veces tenemos poco tiempo para preparar un alimento o simplemente preferimos comprarlo en el supermercado, pero en este reto de Aurelio Morales, donde nos enseña a preparar una salsa brava casera espectacular, podrás comprobar cómo es mucho más sencillo y satisfactorio prepararla tú mismo en casa y dejar a un lado la “mala” costumbre de comprar salsas ya preparadas.

Ingredientes de la salsa brava tradicional

Como bien hemos dicho, la salsa brava va unida a las patatas bravas, las cuales son imprescindibles dentro del tapeo madrileño, y en general del tapeo español. Esta salsa es famosa por su color rojizo y picante, aunque esto dependerá de los ingredientes que utilicemos. El sabor picante dependerá del gusto de cada uno, además, por ejemplo, en Madrid hay muchos sitios de tapas que ofrecen patatas bravas más o menos picantes dependiendo del lugar que elijamos, porque como en cualquier receta popular, en cada lugar se preparan de una forma distinta y característica. El color rojizo de la salsa brava auténtica no es por el tomate ya que la receta de salsa brava original no lleva. La salsa brava auténtica se elabora con aceite, ajo, harina, pimentón dulce, pimentón picante y caldo de ave o verduras. En este vídeo, vemos cómo Aurelio Morales realiza una salsa brava original y casera utilizando todos estos ingredientes pero dándole su toque especial añadiendo vino blanco, cebolla y guindillas

Consejos para preparar salsa brava original

  • A la hora de presentar nuestro plato de salsa brava podemos acompañarlo con un plato de patatas e incluso añadir otros tipos de salsas como la salsa alioli, lo cual es bastante frecuente en los bares que ofrecen patatas con salsa brava.
  • Según el gusto de cada uno podremos echar más o menos cantidad de picante para que el sabor de nuestra salsa brava esté a nuestro gusto.
  • Otra de las variantes más comunes a la hora de preparar nuestra salsa brava es añadirle tomate aunque originalmente no fuese uno de sus ingredientes.

Cómo preparar las patatas bravas

Si decidimos preparar patatas para acompañar nuestra salsa brava original es importante tener en cuenta los siguientes tips:

Debemos cortar las patatas en formas cuadradas y no muy grandes, pero no hace falta que sean regulares del todo. Es importante lavar bien las patatas antes de cocinarlas ya que así soltarán todo el almidón y se lavarán bien. Una vez estén fritas y doradas las colocaremos en un plato sobre servilletas de papel o papel e cocina para eliminar el exceso de aceite. A continuación las colocaremos en un plato y las sazonaremos al gusto. Podemos echar nuestra salsa brava por encima o bien colocarla a un lado para que cada uno unte la cantidad a su gusto. ¡Y ya estaría, a disfrutar!