Suscríbete
Suscríbete

Receta sencilla: ¿Cómo hacer una buena bechamel?

13/01/2022
La bechamel, una deliciosa receta que puedes aprender en Talent Class, la escuela de cocina online

 

Una de las elaboraciones más queridas y usadas en nuestras cocinas, pero que muchas personas aún no saben hacer, es la deliciosa bechamel. Como ya sabréis aquellos que nos seguís desde hace tiempo, en Talent Class nos gusta abarcar todos los aspectos de la gastronomía, desde las recetas más simples hasta las más complejas, por lo que en este post os vamos a explicar una de las recetas más sencillas, pero igual de deliciosas para elaborar una bechamel que impresionará a todo aquel que la pruebe.

Así que, si eres otro de los grandes fans de esta salsa que lamentablemente no sabe elaborarla, aquí estamos nosotros para enseñarte paso por paso como realizarla. Nunca es tarde para aprender algo nuevo ¡Vamos allá!

En primer lugar, antes de ponernos a explicar la receta, creemos que es importante mencionar un poco qué es la bechamel para entender al completo el objetivo de su elaboración. La mayoría de la gente conoce la salsa porque es una elaboración muy querida, sin embargo, no todo el mundo sabe su procedencia.

Se especula que el origen de esta salsa es francés o italiano, y se popularizó su uso principalmente por los platos gratinados de pasta o verduras donde se empezó a añadir (es indudable que la combinación es deliciosa). Además, es interesante mencionar que la receta de la bechamel apenas se ha modificado a lo largo de los años, y es la base de otras muchas salsas.

 

INGREDIENTES DE LA BECHAMEL


 

PARA LA LECHE INFUSIONADA

  • 1l de leche
  • 1 cebolla
  • 3 clavos de olor

PARA LA ROUX

  • 80g harina
  • 80g mantequilla sin sal

BECHAMEL

  • 5g nuez moscada
  • Sal
  • Pimienta blanca 

 

 

 

 

LA BECHAMEL PASO POR PASO


 

LECHE INFUSIONADA

 

  1. Ponemos la leche, junto con la cebolla y los clavos de olor en una cacerola a infusionar a fuego medio, hasta que toda la mezcla llegue a hervir. Tenemos que tener cuidado de que no se nos queme la leche en la base de la cacerola. CONSEJO: Para que sea más fácil retirar los elementos de la leche es recomendable pinchar los clavos en la cebolla, así podremos retirarlo todo en pack.
  2. Una vez haya hervido, retirar del fuego y dejar infusionando mínimo una hora, aunque si la dejamos más tiempo no pasa nada, de hecho, es recomendable dejarlo toda una noche porque potencia su sabor.
     
  3. A continuación, derretimos la mantequilla a fuego medio, procurando que no coja color, hasta que empiece a burbujear ligeramente.
     
  4. Incorporamos la harina y removemos hasta conseguir una mezcla lisa y uniforme.
     
  5. Cocinamos por unos minutos la harina sin que llegue a coger color, debe quedar de una tonalidad dorada.  CONSEJO: Para que sea más fácil hacer la bechamel recomendamos enfriar en nevera la roux hasta que esté bien fría.
  6. Retiramos la cebolla con los clavos de la leche infusionada y ponemos a calentar sin que llegue a hervir.
     
  7. Disponemos la roux bien fría en una cacerola amplia.
     
  8. Cuando esté bien caliente la leche la incorporamos desde una a la cacerola con la roux. Al estar la leche caliente y la roux fría, el contraste hace que consigamos que por ese golpe de calor la harina tenga más facilidad para absorber la leche.
     
  9. Vamos removiendo con una varilla ligeramente la bechamel y esperamos a que la mezcla vaya empezando poco a poco a fuego medio.
     
  10. Una vez se haya espesado, comenzamos a batir con más intención hasta alisar la mezcla y eliminar cualquier grumo que haya quedado. Esto es importante porque una salsa sin grumos es mucho más suave y deliciosa.
     
  11. Dejar que comience a burbujear unos 30 segundos para terminar de cocinar la harina y retirar del fuego. Dependiendo de la elaboración que queramos hacer debemos espesarla más o menos, esto depende de cada chef.
     
  12. Añadimos la nuez moscada, la sal y la pimienta negra al gusto.
     
  13. !Y a comer!
     

Esto es todo, esperamos que la receta os haya parecido sencilla y que la vayáis a poner en práctica. Podéis añadir esta salsa a vuestros platos más típicos, para aportar ese plus de sabor y textura que muchos platos, por su cotidianidad, no tienen, y es que ¿a quién no le gusta una buena salsa bechamel en un plato de pasta?